Al rescate de las chinampas

Al rescate de las chinampas

De la chinampa a tu mesa es una organización que busca la salvaguardia y la recuperación de uno de los máximos patrimonios naturales y alimentarios de la Ciudad de México

La preservación de las chinampas de Xochimilco como hábitat natural de cientos de especies animales y vegetales; así como su valor como fuente de un patrimonio alimentario que por siglos ha nutrido a la Ciudad de México, es la esencia del movimiento De la chinampa a tu mesa, impulsado por el empresario Ricardo Rodríguez Saavedra, apoyado por personalidades del medio gastronómico como el chef Alejandro Olvera, director del Octavo Arte.
En esa sintonía, el próximo 7 de mayo ambas organizaciones realizarán en el entorno lacustre de Xochimilco, teniendo como punto de salida el Embarcadero de Cuemanco, la Comida de la Chinampa, encuentro culinario, artístico, musical, de artes plásticas, donde los protagonistas son precisamente los ingredientes surgidos en este ecosistema cuya estructura organizacional se remonta a la época prehispánica. Es también una excelente oportunidad para conocer, reflexionar y tomar acciones por la preservación de esta reserva natural de incuestionable impacto social y cultural en peligro de desaparición.

“Octavo Arte hace referencia a la relevancia de la gastronomía dentro del panorama de las artes, junto con el resto de las disciplinas ya conocidas. Nuestra participación busca resaltar ese valor intrínseco de la gastronomía en el panorama humanístico, como una de las máximas expresiones del arte. Pero es también una manera de expresar nuestro interés y nuestro compromiso con esta forma de producción rural que está en riesgo de desaparición. Queremos que la gente que asista disfrute de la naturaleza, del paisaje, de la maravilla que representa este entorno rural que forma parte de la capital, a apenas unos cuantos minutos del bullicio del Periférico y las zonas comerciales. En esa dimensión, es también un llamado a tomar conciencia de la importancia de no dejar que desaparezcan las chinampas, con toda su importancia histórica y ecológica; y desde luego por su relevancia en nuestra identidad como sociedad y cultura”, resalta el chef Olvera.

Las tradicionales y coloridas trajineras nos introducen a una atmósfera sosegada, que nos envuelve muy pronto en un estado de paz que a la vez es entusiasmo ante la policromía de las embarcaciones y lucimiento a la mesa de los tamales, el guacamole, las suculentas ensaladas preparadas prácticamente en su totalidad con vegetales obtenidos en las plataformas lacustres ideadas por los antiguos mexicanos precisamente con la idea de optimizar la producción de alimentos en una zona definida por lagos, como fue originalmente el hábitat de México-Tenochtitlan y después, por varios siglos, el de la Ciudad de México.
“Las chinampas son un sistema de producción agrícola que surtió de alimentos a la capital mexicana, apoyada para la distribución de los mismos del sistema de canales con el que contaba la región. Muchos de esos canales han desaparecido como parte de las transformaciones de la urbe. Las chinampas por su parte están en riesgo de desaparición en consecuencia de esos mismos cambios urbanísticos; pero también de la falta de estímulo a la producción de alimentos en ellas.

“Ante esa falta de interés de los consumidores y la falta de estímulos de toda índole, muchos productores han abandonado el trabajo agrícola y las nuestras generaciones buscan otras opciones; se interesan por carreras universitarias que no tienen nada que ver con el campo y por trabajos que los alejan de esta zona que es parte esencial de sus raíces culturales y afectivas”, refiere Ricardo.
Ante esta problemática, Ricardo ha impulsado la recuperación de una zona importante de las chinampas a través del desarrollo de cultivos, así como invitando al público en general a ser parte intrínseca de esta recuperación con su participación directa en los cultivos. La gente interesada puede arrendar un área en la chinampa y desarrollar sus propios cultivos, con cualquiera de las variedades que ofrece este fértil terreno. Como bien advierte, no es necesario que los arrendatarios se ocupen en forma directa del desarrollo de los cultivos, ya que dentro de las opciones que ofrecen es el apoyo y la asesoría para que los productores locales ayuden a las personas en el desarrollo óptimo de las parcelas.

Otro de los objetivos que persigue esta iniciativa es involucrar a los cocineros y directivos de los distintos centros de consumo de alimentos en la Ciudad de México en la adquisición de productos generados en las chinampas; de manera que este aumento en las adquisiciones también represente un estímulo para el mantenimiento y desarrollo de este sistema de producción que, como explica Ricardo, ofrece calidad y sostenibilidad.
“Es impresionante y muy loable la labor que Ricardo, Alejandro y todo su equipo están realizando en favor de esta maravilla natural de México que es fuente de productos imprescindibles para conservar la identidad alimentaria de esta ciudad. Es muy estimulante ver el trabajo que se está haciendo para impulsar esta área que además es y deber ser por mucho tiempo fuente de trabajo y de bienestar para muchas familias arraigadas en Xochimilco. Es algo que no podemos dejar que se pierda y los cocineros debemos ser los primeros en sumarnos a esta iniciativa para llevar estos increíbles productos a nuestras cocinas y a las mesas de nuestros restaurantes”, explica el chef Guy Santoro, chef corporativo del Grupo Brisas.

Ricardo Rodríguez Saavedra, director de De la chinampa a la mesa, durante la presentación del proyecto

Para Fedra Villagrán, periodista y una de las organizadoras de los Goula Awards, enfocados en reconocer a las empresas y personajes que realizan buenas prácticas en favor de la responsabilidad social y la preservación del medio ambiente, esta iniciativa es un ejemplo del gran esfuerzo que la sociedad civil está realizando en México, desarrollando acciones que benefician e impactan directamente de una forma positiva a las comunidades, con una repercusión para las futuras generaciones y el entorno en el que se desarrollarán.
“Con el próximo evento La Comida de la Chinampa abrimos la puerta para que la gente venga y disfrute de este entorno maravilloso en una convivencia en la que uno de los protagonistas será desde luego la comida generada con productos de la zona, en un ambiente de celebración de la vida y del gran patrimonio natural y cultural que nos ofrece Xochimilco. Es un esfuerzo que suma iniciativas y una participación comunitaria, haciendo de este un producto turístico, pero ante todo un reconocimiento al valor de las chinampas y la importancia de que hoy y siempre volvamos la vista y pongamos atención a este ancestral legado”, precisa el chef Alejandro Olvera.

Informes y reservaciones: www. delachinampa.mx Whatsapp: 554007 2961

Rubén Hernández

En 2015, el Vatel Club México, una de las instituciones gastronómicas más prestigiadas de nuestro país, lo distinguió como el Mejor periodista gastronómico de 2014. Ha sido editor de suplementos especiales en periódicos como Reforma y El Universal, donde tuvo a su cargo la edición de los suplementos Buena Mesa y Menú, respectivamente. A lo largo de su carrera ha participado y colaborado en diversos periódicos, como Novedades, Unomásuno, El Sol de México, El Nacional, El Financiero, Diario Monitor y 24 Horas, entre otros. Asimismo ha publicado en distintas revistas y publicaciones especializadas como Claudia, Bon Vivant, Epicur, Catadores, Golf Tournament, Hedoné y Soy Chef.